miércoles, 27 de febrero de 2008

Sí hubiese jugado ajedrez Jean Paúl Sartre



Un francés universal, de los más brillantes pensadores de este siglo, filósofo, dramaturgo, novelista, periodista, político antifascista, pensador polígamo, dadivoso, neurótico, polémico, escritor prolifero, un gran escritor, representante del existencialismo, contestatario radical, en la medida en que piensa que la única posibilidad de inventar verdaderamente al hombre es a través de la liquidación de los sistemas que lo alienan robándo su libertad. Alerta sobre el peligro moderno de la “serialización de lo hombres”, que evidentemente origina: la pérdida de la identidad y la autenticidad.

Desde muy temprano en su niñez decidió que en la vida lo que más vale son los libros. “El azar me había hecho hombre, la generosidad me haría libro. “Era dogmático y dudaba de todo, excepto de ser el elegido de la duda: restablecía con una mano lo que destruía con la otra y tenía a la inquietud por la garantía de mi seguridad, era feliz”. - afirma-.

Autor de frases como:”El infierno son los otros”, “El hombre es una pasión inútil”, “Todo existente ha nacido sin motivo, vive por debilidad y muere por casualidad”. "El colono no tiene más que un recurso: la fuerza cuando todavía le queda” , sobre la independencia de Argelia- a la que se adhirió.

En la revuelta del 68 en Francia animo a Daniel Cohn-Bendit líder del movimiento con las siguientes frases: “Hay algo que ha surgido de ustedes que asombra, que trastorna, que reniega de todo lo que ha hecho de nuestra sociedad lo que ella es. Se trata de lo que yo llamaría la expansión del campo de lo posible. No renuncien a eso”. Su obra filosófica más importante es: “El ser y la nada.

Sartre sostiene que la existencia precede a la esencia, que el hombre está condenado a ser libre. Condenado, porque no se ha creado a sí mismo, y sin embargo, por otro lado, libre, porque una vez arrojado al mundo es responsable de todo lo que hace. que la esencia de cada ser humano -y de toda la humanidad- se construye mediante las elecciones que tomamos diariamente.

Mientras los capitalistas lo llamaron pelele de los comunistas y lo atacaban cuando se pronunciaba en favor de los pueblos oprimidos, los comunistas a su vez lo tildaron de hiena capitalista y lo agredían cuando levanaba su voz condenando sus atropellos.

Se le explica al Gran escritor del que al nombrársele una palabra deberá mencionar en forma libre lo que le venga en mente. A continuación la trascripción de las preguntas y respuestas:

Tengo que encontrar una verdad.

... la idea por la que pueda vivir o morir. Cita del el filósofo danés del siglo XIX Sören Kierkegaard.

El hombre.

El hombre es lo que quiere ser, el hombre es lo que se hace. Este es el primer principio del existencialismo.

-Nietzsche.

Los heroicos ideales paganos.

Intelectual:

Para mí es eso: el que es fiel a un conjunto político y social, pero que no cesa de discutirlo.

-Ajedrecista.

Los elegidos de la duda. Cada hombre deberá buscarse un fin propio, válido solamente para él y realizar su proyecto particular, que tiene un valor meramente subjetivo. Elegimos todo lo que somos, y somos eso que elegimos.

-Ajedrez.

Eso que elegimos lo elegimos creándolo.

-Libertad.

La libertad resulta incómoda, debido a que hay que saber que hacer con ella, En el plano de la autenticidad, he reconocido que el hombre es un ser en el cual la esencia está precedida por la existencia, que es un ser libre que no puede, en circunstancias diversas, sino querer su libertad, he reconocido al mismo tiempo que no puedo menos de querer la libertad de los otros.

-Imaginación.

La única cosa que tiene importancia es saber si la invención que se hace, se hace en nombre de la libertad

-Guerra.

Cuando los ricos se hacen la guerra, son los pobres los que mueren.

-Existir.

Es el ser que elige y que se elige. Es hacer que un futuro venga a anunciarnos qué somos.

-Existencialismo.

El hombre carece de una esencia previa que determine o condicione de antemano su existencia. Antes bien, es el propio despliegue existencial del hombre el que le dota de una esencia, de una determinación susceptible de definirle, Significa que el hombre empieza por existir, se encuentra, surge en el mundo, y que después se define.

El hombre, tal como lo concibe el existencialista, si no es definible, es porque empieza por no ser nada, sólo será después, y será tal como se haya hecho. Afirma que sólo el hombre existe, sólo el hombre es libre, sólo el hombre elige. El hombre es el único que no sólo es tal como él se concibe, sino tal como él se quiere, y como se concibe después de la existencia, como se quiere después de este impulso hacia la existencia; el hombre no es otra cosa que lo que él se hace.

-Plan.

Hay universalidad en todo proyecto en el sentido de que todo proyecto es comprensible para todo hombre. Construyo lo universal eligiendo; lo construyo al comprender el proyecto de cualquier otro hombre, sea de la época que sea.

-La partida.

Les corresponde a ustedes darle un sentido y el valor no es otra cosa que este sentido que ustedes eligen. El artista se compromete a la construcción dentro del tablero y que la partida por hacer es precisamente la partida que habré hecho; está bien claro que no hay valores estéticos a priori, pero que hay valores que se ven después en la coherencia de la partida, en las relaciones que hay entre la voluntad de creación y el resultado. Sólo se puede juzgar la partida una vez realizada. El conjunto de una obra ajedrecística se incorpora a la vida de ese ser.

-Perder.

No es necesario tener esperanzas para obrar.

-El poder.

Es una de las formas esenciales del mal.

Filosofía.

La única forma de proceder para conseguir una especie de intuición comunicable de lo que es el hombre común, aunque no totalmente científica y objetiva conservará siempre como el asombro del hombre ante sí mismo, y como la crítica de ese hombre en relación consigo mismo.

Apertura.

Para mí, la acción pone el pensamiento al descubierto.

-El hombre.

No se puede admitir que un hombre pueda formular un juicio sobre el hombre. El existencialismo lo dispensa de todo juicio de este género; el existencialista no tomará jamás al hombre como fin, porque siempre está por realizarse. El culto de la humanidad conduce al humanismo cerrado sobre sí al fascismo. Esta pavorosa libertad significa que el hombre ante todo existe, se encuentra a sí mismo, se agita en el mundo y se define después, y por lo tanto, está condenado en cada instante de su vida a la absoluta responsabilidad de renovarse.

-Contendiente.

El otro es indispensable a mi existencia tanto como el conocimiento que tengo de mí mismo. En estas condiciones, el descubrimiento de mi intimidad me descubre al mismo tiempo el otro, como una libertad colocada frente a mí, que no piensa y que no quiere sino por o contra mí.-Humanismo.

El existencialismo es humanismo porque recordamos al hombre que no hay otro legislador que él mismo, y que es en el desamparo donde decidirá de sí mismo; y porque mostramos que no es volviendo hacia sí mismo, sino siempre buscando fuera de sí un fin que es tal o cual liberación, tal o cual realización particular, como el hombre se realizará precisamente como humano. Nadie puede, por eso, nunca, descubrir el sentido de su vida; porque ese sentido es siempre revocable por la mañana, y porque no hay un mañana último, un hoy último desde el cual pueda contemplar mi vida y reconocer su sentido.

-Premio Nobel

Elegí, y lo rechacé. Porque estimo que desde hace cierto tiempo tiene un color político. Esta coronación es una manera de decir: "Finalmente es de los nuestros". ¡Yo no podía aceptar eso!. Si a uno le dan el premio Nobel, firma uno los manifiestos como premio Nobel, las gentes dicen: nos hace falta la firma de fulano, porque es premio Nobel. Todo eso, para mí, es lo contrario de la literatura.

En el fondo lo que escandaliza es que ese dinero no haya sido gastado se considera natural que un banquero tenga dinero y no lo dé. Pero que un escritor pueda rechazarlo, eso no pasa. Rechazo 26 millones y me lo reprochan, pero al mismo tiempo me explican que mis libros se venderán más porque la gente va a decirse: "¿Quién es este que escupe sobre semejante suma?". Mi gesto va pues a reportarme dinero. Es absurdo pero no puedo hacer nada.

-Sus libros.

Mis libros huelen a sudor y a esfuerzo, y admiro que apesten para la nariz de nuestros aristócratas; muchas veces los he hecho contra mí, lo que quiere decir contra todos.

-Las normas de: M.I. y M.G.

Naturalmente, nunca se llega a todo, pero hay que querer todo, haré todo lo que esté en mi poder para que llegue; El hombre no es nada más que su proyecto, no existe más que en la medida en que se realiza, no es, por lo tanto, más que el conjunto de sus actos, nada más que su vida. De acuerdo con esto, podemos comprender por qué nuestro existencialismo horroriza a algunas personas. Porque a menudo no tienen más que una forma de soportar su miseria, y es pensar así.

-Circunstancias.

han estado contra mí; no he logrado mi norma, yo valía mucho más de lo que he sido -Tú no eres otra cosa que tu vida, el hombre no es más que una serie de empresas, que es la suma, la organización, el conjunto de las relaciones que constituyen estas empresas.Lo que dice el existencialista es que el cobarde no nace, se hace cobarde, que el héroe no nace, se hace héroe; hay siempre para el cobarde una posibilidad de no ser más cobarde y para el héroe de dejar de ser héroe.

-Libertad.

Si el hombre ha reconocido que establece valores, en el desamparo no puede querer sino una cosa, la libertad, como fundamento de todos los valores. Queremos la libertad por la libertad y a través de cada circunstancia particular. no puedo tomar mi libertad como fin si no tomo igualmente la de los otros como fin. A los que se oculten su libertad total por espíritu de seriedad o por excusas deterministas, los llamaré cobardes; a los que traten de mostrar que su existencia era necesaria, cuando es la contingencia misma de la aparición del hombre sobre la tierra, los llamaré inmundos. Es necesario que el hombre se encuentre a sí mismo y se convenza de que nada pueda salvarlo de sí mismo, en este sentido, el existencialismo es un optimismo.

Elegir.

-Un ejercicio también del ajedrez. Es fundamental en la existencia humana e ineludible; incluso la negativa a elegir implica ya una elección. Es aceptar el riesgo y la responsabilidad de seguir un compromiso dondequiera que nos lleve.

-Morir.

No me causa miedo y me parece natural. Natural en oposición al conjunto de mi vida que ha sido cultural. En última instancia, es la vuelta a la naturaleza y la afirmación de que yo era naturaleza... escribí. Eso fue lo esencial en mi vida.Yo creo que he hecho aproximadamente lo que he podido. Y que esto, valga lo que valga, es un hecho, aunque el porvenir desmentirá muchas de mis afirmaciones; espero que alguna se mantenga, pero de todas maneras hay un movimiento lento de la historia hacia una toma de conciencia del hombre por el hombre.

En ese momento, todo lo que se ha hecho en el pasado tendrá su sitio, tomará su valor. Por ejemplo, lo que yo he escrito. Esto es lo que dará a todo lo hecho y a lo que haremos, una especie de inmortalidad. Dicho de otro modo, es necesario creer en el progreso. Esto puede ser una de mis últimas ingenuidades. la libertad y la aceptación de la responsabilidad personal son los valores principales de la vida y que los individuos deben confiar en sus poderes creativos..
Dr. Gabriel Capó Vidal.




Interdatos


Observación

En el “Libro de las frases de ajedrez”http://www.chessbase.com/espanola/newsdetail2.asp?id=5699 de Juan Antonio Montero Aleu aparecen dos frases atribuidas una a Fromm, definiendo al ajedrez como: "Una actividad donde los problemas deben ser resueltos: con la razón, con la imaginación y con la conciencia. Una necesidad de realizar, de que lo que se hace tenga impacto, despierte interés y sea objeto de una respuesta de los demás" (pagina 128)y la otra al padre del existencialismo Sartre (Pagina 132) Puntualizando que los ajedrecistas son: "Los elegidos de la duda. Cada hombre deberá buscarse un fin propio, válido solamente para él y realizar su proyecto particular, que tiene un valor meramente subjetivo. Elegimos todo lo que somos, y somos eso que elegimos" Y al ajedrez como: "Eso que elegimos, lo elegimos creándolo"

Aclaro que ellos jamás las pronunciaron haciendo referencia al ajedrez. Dichas frases las puse en boca de estos personajes con la finalidad de poderlas aplicar al ajedrez. Es cierto que fueron enunciadas por ellos y son en sí, esencia de su pensamiento, pero ajenas al ajedrez como definición.

En la entrevista a Fromm este psicoanalista a la mención de la frase tan conocida por los ajedrecistas: ¡¡La tenia ganada! explica: "Las satisfacciones obtenidas en la fantasía tienen una doble función característica de todo narcótico obran como analgésico y a la vez como freno al cambio activo de la realidad". La frase: "la tenia ganada", tan dicha por los ajedrecistas al finalizar una partida, sirve de consuelo a los vencidos ajedrecistas, como narcótico en las palabras de Fromm. El conocer este significado inconsciente, y sí uno no se aferra a la negación, ayuda al cambio.

Siempre pensé que había dejado claro la finalidad de esta sección “Si hubiese jugado ajedrez” Ya el titulo desmiente que los “entrevistados” hubiesen jugado el juego ciencia. Por otra parte señale que el blog es un intento de que la cultura universal contribuya al ajedrez. Se intenta que el lector haga conexiones y por otro lado conozca a estos seres fundamentales de nuestra cultura, leer sobre ellos no esta de más.

Ya en otra ocasión, en otros blogs, leí estas y otras frases atribuibles a mis "entrevistados". Una de ellas de Nietzsche, otra de Huxley. Los personajes tras, la palabra propuesta, intenta una libre asociación y manifiesta su pensamiento.

Aldous Husley enuncia a partir de la palabra ajedrez: “La disciplina no es el único instrumento formativo del carácter. Uno de los descubrimientos psicológicos más importantes de los tiempos modernos, fue el descubrimiento de que los juegos no sólo de los niños, sino también (lo que es más significativo) de los adolescentes y de los adultos, podían aprovecharse con propósitos educativos”

Es agradable saber que la idea que me motivo, ha sido bastante creíble, y que las frases dichas por Sartre y Fromm entre otros, se ajusten a la perfección, a la idea de definir por ejemplo: ajedrecistas, ajedrez y otros términos ajedrecisticos, y no ser advertidas como inconexas e incoherentes.

Federico Nietzsche -quien no jugo al ajedrez- Al mencionarle la palabra: Ataque respondió:“La fuerza agresiva que puede calcularse tanto en el adversario más poderoso como en los problemas más difíciles. Ataco de forma instintiva las posiciones victoriosas, o espero a que lo sean, sin aliados, en soledad e impersonalmente. Un duelo leal debe ser en igualdad de condiciones”. Obviamente” la frase es del músico y filósofo, parte de su forma de ver la vida, se adapta al cuestionamiento: ofensiva, ataque en el ajedrez.

A la palabra entrenamiento. Federico reacciona y evoca: "Todo el que disfruta cree que lo que importa del árbol es el fruto, cuando en realidad es la semilla" y a las palabras: Apuro de tiempo, expone: "Una ves decidida una acción no debemos reparar en detenernos ante la objeción mejor fundada, Este es el signo de un carácter fuerte, aunque a veces implique la voluntad llevada hasta la estupidez".

Las virtudes del ajedrez se pueden aplicar en nuestra vida diaria. La valía de la cultura, puede bien servir al ajedrez. Es decir al género humano en ambos casos, intenta hacer conexiones. Ojala sirva a los lectores esta aclaración.



Dentro del ámbito del existecialismo.


Un nuevo libro de conversaciones con el escritor francés escrito por John Gerassi revela que Sartre alucinaba constantemente langostas depués de empezara a tomar mescalina, probablemente influenciado por Aldous Huxley quien a su vez siguiera el ejemplo de la Gran Bestia, el ocultista inglés Aleister Crowley.

Al parecer Sartre empezó a tomar la sustancia activa del peyote en 1935 y probó ser determinante en su concepción de La Nausea, la clásica novela ideológica del existencialismo. Sartre incluso le llegó a tomar cariño a estas entidades, refiriéndose a los crustaceos como “mis pequeños”. En su obra de 1958 El Condenado de Altona, una raza de cangrejos sirve como juez de la humanidad (curiosamente en la película District 9, los alienígenas tienen un look crustaceo, pero esto tal vez no tenga nada que ver).

Sartre le dijo a Gerassi, cuyos padres eran muy amigos del filósofo y su esposa, que se estaba volviendo loco ante lo absurdo, por lo cual fue analizado por un joven y brillante psicoanalista, Jaques Lacan (al parecer las langostas eran la manifestación del miedo de Sartre a ser encasillado como un profesor). Tiempo después sus amigos crustaceos le aburrieron y con esto desaparecieron.

No es del todo difícil imaginar a Sartre, quien acuñara la frase “el infierno son los otros”, alucinando langostas como una especie de metáfora materializada de sus pensamientos terriblemente lúcidos, sumamente distantes de la espiritualidad del peyote, “el Divino Luminoso”, kauyamari, el venado azul, entidad solar del desierto y pasadizo de reconexión con el gran fractal universal.

Para Sartre el universo sólo está habitado por el pensamiento humano, el hombre es el único creador de su destino, la existencia precede a la esencia. Sartre, en su mal viaje, vio langostas; Huxley vio la armonía universal de las formas, mandalas y Mozart.


Ernesto Guevara de la Serna

Jean-Paul Sartre lo definió al Che Guevara como «el hombre más completo de su tiempo».El 4 de marzo de 1960, Fidel, el Che, Jean Paul Sartre y Simone de Beauvoir acuden al acto de homenaje a las víctimas del buque francés Le Coubre, dinamitado días atrás por la contrarrevolución en el puerto de La Habana.

El fotógrafo Alberto Korda, captura su imagen. La imagen al tiempo se convierte en un icono. Korda guarda los negativos de la imagen y al tiempo se la regala a Giangiacomo Feltrinelli, un editor italiano.Al morir el Che en Bolivia, el editor gana 5 millones de dólares por la venta de los carteles con la imagen. Irónicamente Korda nunca recibió dinero por su imagen

Crònica del encuentroentre el Che Guevara y Sartre en:http://www.memoria.com.mx/190/garcia_merida.htm
Feminismo.

Simone de Beauvoir


Sartre Dijo Sobre Simone: “La única con el mismo nivel de conocimiento de mí mismo”, “mi única verdadera fortuna”.Su nombre quedó definitivamente ligado al del filósofo Jean-Paul Sartre, cuya vida y militancia compartió durante medio siglo, pero la autora de 'El segundo sexo' influyó sobre todo en varias generaciones de mujeres, con su rechazo de las convenciones y su análisis de la condición femenina. Nació el 9 de enero de 1908 en París, (Este año se cumplieron 100 años de su nacimiento). en una familia burguesa empobrecida.Alumna brillante, estudió filosofía en la Facultad de Letras de París, donde conoció a Jean-Paul Sartre y a toda una generación de intelectuales.


La relación que se estableció entre ambos entonces fue tumultuosa y salpicada de amores extramaritales Relaciones, como la que Beauvoir mantuvo con el escritor norteamericano Nelson Algren, que fue sin duda la gran pasión amorosa de su vida. Pero, Sartre, primero y siempre, a quien nunca pudo dejar.

Nelson la dejó, al comprender que nunca abandonaría a Sartre. Sostuvo relaciones con Claude Lanzmann, quien entendió que para estar con ella tenía que aceptar su relación con el padre del existencialismo.Beauvoir siguió en gran medida a Sartre en sus ideas políticas, pero el feminismo fue su causa personal.La ex ministra francesa del Medio Ambiente

Huguette Bouchardeau, publicor una biografía de ella ('Simone de Beauvoir'). Esta biografía es uno de los muchos libros editados en Francia con motivo de su centenario, entre los que figuran también 'Beauvoir dans tous ses états' de Ingrid Galster ('Beauvoir de todas sus formas'), 'Castor de guerre" de Danielle Sallenave ('Castor de guerra'), 'Simone de Beauvoir, Une femme de son siècle" de Marianne Stjepanovic-Pauly ('Simone de Beauvoir, una mujer de su siglo') y 'Simone de Beauvoir. Le goût d'une vie' de Jean-Luc Moreau ('Simone de Beauvoir. El gusto de una vida').

De Beauvoir formó parte de la Resistencia Francesa, colaboró con Sartre en la revista Les temps moderns. En su obra se encuentran los ensayos Para qué la acción, Para una moral de la ambigüedad, El existencialismo y la sabiduría popular, El segundo sexo, El pensamiento político de la derecha y La larga marcha. Escribió también siete novelas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada